Etiquetas

, ,

Gabriel García Márquez, ese niño que aprendió a leer y a escribir a la edad de ocho años, se ha dedicado toda su vida a ESCRIBIR. Nunca le importó que fuera en las hojas de un periódico o en las hojas que llevarían su firma en un libro. A pesar de su retiro de la vida pública él desde siempre ha sido y es contador de historias porque nació con esa aptitud un 6 de marzo de 1927, hace hoy exactamente 86 años en un pequeño pueblo de Colombia situado a ochocientos kilómetros de Bogotá: Aracataca.

Fotógrafo: Francis Giacobetti

Fotógrafo: Francis Giacobetti

Todas sus vivencias, las historias que le contaron sus abuelos, sus padres, sus viajes… en definitiva, todo lo que vivió y aprendió hasta la edad de nueve años en la casa de sus abuelos maternos, sirvió para que Gabriel García Márquez escribiese historias que son en verdad la realidad contada en forma poética.

Gracias siempre se me queda pequeña como palabra para describir la inmensa gratitud y el gran cariño que siento por Gabriel, por Gabo, pues sus libros, artículos, crónicas, reportajes y demás escritos me han acompañado y lo siguen haciendo en muchos momentos de mi vida y siempre me han servido para amar la profundidad de la palabra escrita.

Hoy me gustaría celebrar el 86 cumpleaños de este Premio Nobel de la Literatura que recogió su galardón en 1982 con una rosa amarilla en la mano por recomendación de sus padres para romper un supuesto maleficio, rescatando algunas de sus frases más emblemáticas, algunas que otras palabras que quedarán para siempre en mi recuerdo:

“El periodismo es el mejor oficio del mundo”.

“Macondo no es un lugar, sino un estado de ánimo”.

“En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces”.

“El autor nace, no se hace, porque se nace con el don, con la vocación y con todo lo necesario para aprender a escribir”.

“Nunca releo mis libros, porque me da miedo”.

Rosa amarilla y cartas“Debo ser un lector muy ingenuo, porque nunca he pensado que los novelistas quieran decir más de lo que dicen”.

“Me he dado cuenta de lo que verdaderamente quiero ser: un gran reportero, un incansable buscador de noticias”.

“Creo que las mujeres sostienen el mundo en vilo, para que no se desbarate mientras los hombres tratan de empujar la historia. Al final, uno se pregunta cuál de las dos cosas será la menos sensata”.

“La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”.

“El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”.

Gabriel García Márquez, mi querido Gabo, feliz 86 cumpleaños. Disfruta de tu no soledad pues somos muchos los que adentrándonos en tus letras cada día arropamos a la persona que se las regaló al mundo para hacerlas inmortales.

Recibe simbólicamente desde aquí una de esas rosas amarillas que tanto aprecias y que siempre te han dado buena suerte. Gracias maestro.

Mayo @letrasdesal

Anuncios